Lugar de Encuentro de lo sagrado y lo profano

La hija española de “Notre Père” Maciel

17-Marzo-2009    Atrio
    ATRIO presentó ya en 2001 toda la información disponible sobre la denuncia en forma canónica a Maciel, Fundador de los Legionarios de Cristo, por abusos sexuales a niños. Se presentó en la Congregación para la Defensa de la Fe, presidida entonces por el Card. Ratzinger. Las víctimas fueron ninguneadas, pero no se rindieron. Al final, una “delicada penitencia” al santo Fundador, a quien tantas veces Juan Pablo II puso como modelo de formador de sacerdotes, les empezó a dar la razón. Pero para la Legión seguía siendo un paciente santo calumniado. José Manuel Vidal cuenta en el chileno Reflexión y Liberación cómo han tenido finalmente que reconocer vergonzosos hechos de este hipócrita líder del integrismo. Aunque esa paternidad y explotación de mujeres no son tan graves como los crímenes de abusos a niños no suficientemente reconocidos.

LA HIJA ESPAÑOLA DEL LEGIONARIO DE CRISTO

Tiene entre 30 y 32 años, es madrileña y, con su madre, estaría dispuesta a reivindicar la multimillonaria herencia del religioso Marcial Maciel. Las mantuvo siempre.

Tuvo varias mujeres más. Marcial Maciel, mejicano (1920-2008), fundó con 21 años los Legionarios de Cristo. A la madre de su hija española la conoció tras su relación con la acaudalada Flora Barragán, quien llegó a donarle hasta 50 millones de dólares.

Pasará a la historia como la hija del pecado del padre Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo. Su rostro y su identidad se mantienen, por ahora, en el más absoluto secreto. Están en juego enormes sumas de dinero y la credibilidad de una de las más poderosas organizaciones católicas. Casi de la propia Iglesia. Según ha podido saber Crónica, la hija secreta del Legionario de Cristo por antonomasia es una madrileña, de entre 30 y 32 años y licenciada por la Universidad Francisco de Vitoria.

Que el padre Maciel fue un «gran pecador» lo reconoció el propio Vaticano. El 19 de mayo de 2006, Benedicto XVI le prohibió ejercer públicamente el sacerdocio y le invitó a retirarse a una vida «de oración y penitencia». Y el Papa sólo invita a la penitencia pública a los grandes pecadores. Desde entonces y a pesar de que Roma no lo ratificó abiertamente, se dio por hecho que las acusaciones de abusos sexuales y de pederastia realizadas contra Maciel por sus propios seminaristas eran ciertas. Lo que nadie sospechaba es que el fundador de la Legión, además de abusador, fuese un mujeriego que seducía a adineradas señoras para quedarse con sus bienes.

Fruto de uno de esos devaneos amorosos nació la hija secreta.Según ha podido saber este suplemento, su madre es una mujer española, casada y muy rica, a la que sedujo un Maciel ya sesentón. Creció arropada por los seguidores de su padre y hasta estudió en la famosa Universidad que los Legionarios tienen en las afueras de Madrid. Maciel no sólo la educó gratuitamente en los centros de la Legión. Además, pasaba suculentas sumas de dinero a su madre para mantenerla callada.

Patricio Cerda pasó 25 años en la Legión (salió hace seis) y ahora es asesor financiero de una importante compañía de seguros española. Según el ex sacerdote legionario, «tras la muerte de Maciel, el 30 de enero de 2008, madre e hija habrían intentado seguir cobrando. La Legión se negó y entonces amenazaron con reclamar parte de la herencia de su padre. Pero, como el deslinde entre lo de Maciel y lo de la Legión es casi imposible de hacer, al final les salía por un pico y los Legionarios no aceptaron. Ellas habrían amenazado entonces con contar su historia a los medios. De hecho, parece que ya han vendido su exclusiva a un medio español. La historia saldrá en cualquier momento, a no ser que lleguen a un acuerdo económico o los Legionarios se declaren en quiebra para no pagar».

EL VATICANO Y LA NOTICIA BOMBA

¿Por qué fueron los propios Legionarios los que dieron a conocer la noticia de la hija de su fundador en The New York Times? Cerda, presidente de la Asociación de Víctimas de la Legión, tiene su propia teoría: «Para ir desactivando poco a poco el efecto de esa bomba y, además, porque el Vaticano les obligó a reconocerlo públicamente, como paso previo a una refundación de la congregación. Y también porque lo que pretenden es quitar la mancha mayor de la pederastia con la menor de la hija secreta». La existencia de una o más hijas de Maciel no extraña en absoluto a los ex legionarios. Sus hazañas sexuales eran conocidas. Notre Père, como lo llaman sus discípulos, fue un auténtico devorador sexual.Lo documenta en un libro, El ilusionista, Alejandro Espinosa, un ex legionario al que ni el ser sobrino de Maciel lo salvó de caer en sus garras.

¿Y las mujeres, quiénes fueron sus víctimas femeninas? Seducidas y, según Espinosa, «explotadas económicamente»: Talita Reyes, Pepita Gandarillas, Pachita Pérez, Deme de Galas, Dolores Barroso, Guillermina Dikins, Josefita Pérez, Consuelo Fernández, viuda de un diplomático español destinado en México, o Flora Barragán, entre otras. Todas damas devotas y benefactoras, con las que se relacionó entre los años 40 y los 70.

Talita Reyes fue la primera. «Era fea y mucho más mayor que Maciel y se quería casar con él». Con Pachita Pérez, «Maciel nunca se metió sexualmente, pero sí le sacó dinero». Con Dolores Barroso, dueña de una hacienda ganadera, «pasaba semanas en su casa de Cuernavaca». Josefita Pérez, venezolana de familia petrolera, le regaló a Maciel una lujosísima residencia en Cannes. Pero todas quedaron desplazadas por Flora Barragán de Garza, la más rica de las mujeres de Maciel. Le abrió las puertas de otras muchas familias acaudaladas.

Cuenta Espinosa que «la conoció por los años 50 y llegó a disponer de una habitación en el seminario de Roma. Un cuarto que, en ocasiones, compartía con ella». La relación finalizó, allá por los 70, cuando «exprimió todo su dinero. Luego, la echó». Su propia hija, Flora Garza, lo contó a la revista mejicana Proceso: «Era increíble cómo mi madre le abría la chequera. Le tenía una fe ciega, quizás porque era muy guapo y con mucho carisma. Después de haberle donado unos 50 millones de dólares, la abandonó…Ella murió a los 95 años, pensando en él y pidiendo que la saludara. El no se dignó».

AMANTES ITALIANAS Y ESPAÑOLAS

Según Espinosa, después de Flora, hubo más mujeres, «algunas italianas y españolas». Entre las que, sin duda, estaría la madre de la hija secreta. Quizás ahora tenga que desvelarse el misterio. Sobre todo si reclaman lo que les corresponde. Porque los Legionarios parecen dispuestos a todo, menos a compartir la herencia, pues podría significar la desaparición pura y dura de la institución. Y eso que sus bienes son «incalculables». Según el ex legionario Cerda, «su poderío económico podría compararse al de Repsol o al de una multinacional de parecidas características».

Su capital humano está integrado, actualmente, por 3.250 miembros, 800 sacerdotes, 2.500 seminaristas, 127 casas en 22 países de todo el mundo, unos 70.000 fieles pertenecientes casi todos a las clases más pudientes… Su centro neurálgico es México (The Wall Street Journal relaciona a la congregación con el magnate Carlos Slim o con la mujer del ex presidente Fox). Cuentan con diversos medios de comunicación. En España disponen de 10 colegios, la Universidad Francisco de Vitoria, y tres centros sacerdotales: un noviciado en Salamanca, un seminario menor en Ontaneda y otro seminario en Moncada. Entre las personalidades españolas a las que se relaciona con la Legión figuran Alicia Koplowitz, la familia Oriol, los Ruiz Mateos o el ex ministro José María Michavila.Aunque en la congregación siempre dicen que «no existe registro alguno de miembros».

Con ser importante su capital humano, se queda a años luz de su potencial económico. «Los legionarios disponen de fincas, tierras, cuentas en Suiza, colegios y Universidades. El 70% de todo lo recaudado en sus centros va directamente a la sede central de Roma», cuenta Cerda. Un ejemplo de su poderío: «su mausoleo en Roma costó 50 millones de euros». Otro: «Maciel solía coger el Concorde para ir a Nueva York a hacerse una limpieza bucal, y regresaba en el mismo día porque, como solía decir, «el tiempo es reino de Dios». También decía a sus seguidores: «Tu cuerpo es templo de Dios». Mientras, él convertía el suyo en un lodazal de bajas pasiones.

José Manuel Vidal / R D - Madrid.

Haz hoy mismo tu APORTACIÓN (Pinchar aquí)

Escriba su comentario

Identificarse preferentemente con nombre y apellido(s). Se acepta un nick pero con dirección de e-mail válida.

Emplear un lenguaje correcto, respetar a los demás, centrarse en el tema y, en todo caso, aceptar las decisiones del moderador