Lugar de Encuentro de lo sagrado y lo profano

Redes Cristianas con el P. Juan Masiá

16-Octubre-2009    Redes Cristianas

Apartado en el año 2006 de la Cátedra de Bioética de la Universidad de Comillas, el P. Juan Masiá es requerido nuevamente por el Superior Provincial de los jesuitas en Japón para abandonar “toda actividad relacionada con España y a concentrarte plenamente en su trabajo en el Japón”.

La orden reta al P. Masiá a renovar la “oblación generosa” que hizo de sí mismo hace más de 40 años en favor de la Compañía de Jesús y de la Iglesia en el Japón”. No se cuestiona para nada su ortodoxia, ni se le invita a abandonar la Compañía. La orden se apoya, finalmente, en “la responsabilidad y prudencia pastoral” y en “el deber de contribuir a la edificación del pueblo de Dios en armonía con sus pastores… aun cuando no se esté de acuerdo con su juicio”.

Leída con objetividad y espíritu cristiano crítico, esta orden nos conmueve y sobrecoge, nos preocupa y, honestamente, la consideramos un disparate.

Nos conmueve y sobrecoge porque descubrimos un chantaje que juega hábilmente con la “oblación generosa” que hizo el P. Masiá hace 40 años para obligarle espiritualmente a aceptar el actual silencio impositivo. Se crea de este modo un conflicto entre la libertad de conciencia (“para ser libres nos liberó el Señor”, dirá S. Pablo) y la obediencia obsequiosa a la autoridad constituida. ¡Y esto no es justo!

Nos preocupa el sometimiento acrítico y la falta de discernimiento que refleja este mandato. Aunque entendemos perfectamente la necesidad de armonización de los fieles con sus máximos responsables en la Iglesia, nunca podríamos interpretarla como mera sumisión. Porque en la Iglesia, antes que el servicio de armonización o de unión, existe un “sensus fidelium”, más básico y fundamental, al que también le está prometido el auxilio del Espíritu. Por esto vemos en esta postura del Superior Provincial más un voluntarismo precipitado y un sometimiento impositivo que un discernimiento sensato y responsable. ¡Y esto nos preocupa!

Y, en tercer lugar, mirada desde España, nos parece una orden equivocada. El P. Juan Masiá es una de las pocas voces libres que se atreve a abordar con competencia y claridad los retos que la actual sociedad plural, secularizada y democrática está plantando a la fe cristiana. Exigirle, en este contexto, sometimiento y “oblación generosa” -tanto más cuanto, como nos tememos, se trata de adherirlo a una ideología integrista, autoritaria y trasnochada, que no es la suya- supone no sólo una pérdida para el cristianismo en España, sino también una “desnaturalización” del propio Masiá como se refleja en la canción de Mikel Laboa: “Si le hubiera cortado las alas/, hubiera sido mío, no habría escapado./ Pero así habría dejada de ser pájaro./ Y yo lo que amaba era un pájaro”.

Por todo esto, Redes Cristianas y todos cuantos y cuantas nos ha tocado vivir el cristianismo, no al cobijo de la catedral sino a la intemperie y en frontera, tenemos en gran estima la libertad, el coraje y las aportaciones del P. Masiá. Defendemos con él su derecho a pensar, porque “incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar” (Hipatia, s.IV). Y consideramos que, en el “silencio español“que se le ordena, la jerarquía española está cometiendo, una vez más, un grave disparate.

Redes Cristianas, 15 de octubre de 2009

Haz hoy mismo tu APORTACIÓN (Pinchar aquí)

Escriba su comentario

Identificarse preferentemente con nombre y apellido(s). Se acepta un nick pero con dirección de e-mail válida.

Emplear un lenguaje correcto, respetar a los demás, centrarse en el tema y, en todo caso, aceptar las decisiones del moderador