Lugar de Encuentro de lo sagrado y lo profano

¿Es ésta la Iglesia de Jesús?

27-Octubre-2009    Atrio
    Con frecuencia, el cuestionamiento de la Iglesia se hace en los casos más gordos o en la represión a personas importantes. Pero la vida de muchísimas parroquias e instituciones eclesiásticas está impregnada de injusticias y arbitrariedades. Un caso de estos, pequeño para la estimación humana pero grande a los ojos de Dios, es el que denuncia un grupo de personas de un puebo de Navavarra, Ablitas, con sus nombres y apellidos, no como hacen los acusadores anónimos.

Dolores Baigorri. Una mujer cristiana, que asume una responsabilidad política como concejala en el grupo socialista de su Ayuntamiento y viene prestando diversos servicios en su comunidad local y en su parroquia, se ve obligada a dejar unos u otros por razones de “coherencia pastoral”, según indican don Francisco Pérez y don Santos Villanueva. Pero antes habían llegado al arzobispado informaciones de parte de alguien que señala con el dedo y no se identifica en público.

Creemos que Dolores Baigorri actuó bien ofreciendo servicio e interviniendo como autoridad civil, elegida por sus conciudadanos, al presidir la celebración de matrimonios civiles. ¿Es o no un derecho en una sociedad plural y secular contraer matrimonio civil? ¿Es o no causa de alegría para la misma Iglesia conocer que hay personas que expresan públicamente su amor y su compromiso ante la sociedad, aunque no pasen por la vicaría? ¿Dónde están las enseñanzas del Concilio Vaticano II?

Nos parece que actuó bien igualmente Dolores sirviendo a la comunidad cristiana de Ablitas como limpiadora de locales, catequista, lectora y distribuidora de la comunión.

Dolores Baigorri hizo, en la sociedad civil y en la Iglesia, lo mismo que Jesús enseñó el primer jueves santo: servir. ¿Acaso están en contradicción uno con otro servicio? ¿O es que resulta incompatible ser cristiano y socialista? Dígannoslo claramente. Porque sentimos, a menudo, que algunos pastores y algunas personas seglares interpretan que todo lo que sea asumir posiciones de izquierda es politizar la religión, mientras todo lo que sea asumir posiciones de derecha partidaria tiene sentido pastoral.

Pero además -y lo decimos con afán de corrección fraterna pero también con firmeza- no nos parecen cosa propia de personas cristianas ni el chivateo, ni las acusaciones oscuras. Hay en nuestra Iglesia diocesana actitudes de comisario o de cazador de brujas.

¿Es ésta la Iglesia de Jesús?

    Maialen Vázquez Torres, Roberto Oiz Ibarrola, Jesús Laguardia Hontañón, Sagrario Soto Sotil y Carmen Sarasa Urtasun
    En nombre de las Comunidades Cristianas de Base

Haz hoy mismo tu APORTACIÓN (Pinchar aquí)

Escriba su comentario

Identificarse preferentemente con nombre y apellido(s). Se acepta un nick pero con dirección de e-mail válida.

Emplear un lenguaje correcto, respetar a los demás, centrarse en el tema y, en todo caso, aceptar las decisiones del moderador